5/5 (1 Calificación)
Receta cheesecake de fresa
Receta cheesecake de fresa

El cheesecake de frutillas o fresa es un delicioso postre cremoso y refrescante que combina el suave sabor del queso crema con el dulce aroma de las fresas frescas. Es una opción perfecta para consentir el paladar y sorprender a tus invitados con su irresistible sabor.

¿Cómo hacer cheesecake de fresa?

Este cheesecake de fresa es fácil de preparar y no requiere cocción. La base se hace con galletas trituradas y mantequilla, y la mezcla de queso crema y fresa se enfría en el refrigerador para obtener una textura suave y deliciosa.

Información Nutricional

Categoría: Postres
Cocina: Mundial
Calorías: 300
Preparación: 20 minutos
Refrigeración: 4 horas
Raciones: 6 personas
 

Receta de cheesecake de frutilla

Ingredientes

  • 300 g de fresas frescas
  • 200 g de galletas tipo María
  • 100 g de mantequilla derretida
  • 500 g de queso crema
  • 1 taza de crema de leche (nata)
  • ½ taza de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 sobre de gelatina sin sabor
  • ¼ taza de agua fría
  • Fresas adicionales para decorar

Preparación

  • 1. Tritura las galletas tipo María en un procesador de alimentos o colócalas en una bolsa de plástico y aplástalas con un rodillo hasta obtener migas finas.
  • 2. En un tazón, mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida hasta que obtengas una textura arenosa y compacta.
  • 3. Vierte la mezcla de galletas en el fondo de un molde desmontable para pastel y presiona firmemente con una cuchara para formar la base. Lleva al refrigerador mientras preparas el relleno.
  • 4. En un tazón grande, bate el queso crema hasta que esté suave y cremoso. Agrega la crema de leche (nata), el azúcar y la esencia de vainilla al queso crema. Mezcla bien hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos.
  • 5. En una licuadora, mezcla las fresas frescas hasta obtener un puré suave. Agrega el puré de fresa a la mezcla de queso crema y mezcla hasta combinar completamente.
  • 6. En un recipiente pequeño, espolvorea la gelatina sin sabor sobre el agua fría y deja reposar durante unos minutos. Luego, caliéntala en el microondas o en una sartén hasta que se disuelva por completo.
  • 7. Vierte la gelatina disuelta en la mezcla de queso crema y fresa, y mezcla bien. Vierte la mezcla sobre la base de galletas en el molde desmontable y alisa la superficie con una espátula.
  • 8. Cubre el cheesecake con papel film o papel de aluminio y refrigera durante al menos 4 horas, o hasta que esté firme.
  • 9. Al momento de servir, decora la parte superior del cheesecake con fresas frescas cortadas en rodajas o enteras.

Beneficios de consumir fresas o frutillas

  • Las fresas son ricas en vitamina C, antioxidantes y fibra, lo que contribuye a fortalecer el sistema inmunológico y favorece la salud digestiva.
  • El queso crema proporciona calcio y proteínas importantes para el mantenimiento de huesos y músculos.

¿Sabías qué?

El cheesecake tiene sus orígenes en la antigua Grecia, donde se cree que era servido a los atletas en los primeros Juegos Olímpicos celebrados en el año 776 a.C. Desde entonces, ha evolucionado y se ha popularizado en diferentes culturas alrededor del mundo, siendo el cheesecake de fresa una de las variantes más queridas y deliciosas.

Recomendamos

5/5 (1 Calificación)

Escribe un Comentario